Todo lo que nunca te han contado sobre el poker

Técnica Stop&Go

Los torneos son una parte del poker que puede resultar beneficiosa para aquellos jugadores con poco poder adquisitivo, ya que lo único que tendremos que pagar para acceder a estos será la cuota de entrada. Sin embargo, los torneos de poker requieren una estrategia muy diferente a las partidas de cash que no todo el mundo entiende. Las largas horas de juego pueden inducir multitud de fluctuaciones en nuestro bankroll, y podemos introducirnos en problemas cuando somos el stack más corto. El objetivo de la técnica Stop and Go es recuperarnos de este estado para no comprometer nuestra continuidad dentro del torneo.

Por lo tanto, el Stop and Go es una técnica para torneos en los que contamos con un stack corto en un momento determinado de la partida. Imaginemos que somos el stack más corto, y nos ha tocado poner la ciega grande. Un jugador, seguidamente, sube la apuesta pre-flop. Nuestra estrategia será ir a tal apuesta, aunque contemos con cartas iniciales de valor medio. Habremos ejecutado entonces la primera mitad de la estrategia, que denominaríamos stop. Lo que este movimiento indica al resto de jugadores es que contamos con una mano de alto valor, ya que hemos ido a una apuesta alta pre-flop contando con un stack corto, es decir, tomando un tremendo riesgo que, en caso de fallo, nos puede hacer abandonar la partida.

Después del flop, independientemente de si hemos ligado nuestros outs o no, procederemos a hacer una apuesta fuerte (el go), generalmente un all-in debido a la escasez de nuestro stack. Con algo de suerte, las cartas de nuestro oponente no habrán sido demasiado buenas y lo forzaremos a retirarse, lo que nos dará espacio a recuperar nuestro stack y continuar nuestro camino con paso fuerte en el torneo. Esta clase de golpes maestros son los que permiten a los jugadores dar la vuelta al resultado en momentos determinados del torneo, ya que en sus fases finales resulta crucial no cometer grandes fallos y actuar de forma adecuada en cada mano.

La técnica Stop and Go puede parecernos arriesgada, pero lo cierto es que cuando contamos con un stack muy corto en un torneo, estamos obligados a tomar decisiones muy arriesgadas para volver a la partida. Es posible que hayamos terminado con un stack corto debido a nuestras malas decisiones, o quizás a nuestra indecisión para acudir a ciertas manos. Cuanto más corto sea nuestro stack, mayores posibilidades tendremos de vernos obligados a realizar apuestas que no realizaríamos si contásemos con un margen monetario más seguro. De ahí la importancia de saber robar ciegas y lanzar ciertos tipos de farol de vez en cuando, para evitar vernos en una situación desfavorable a menudo.